Producción de Contenidos para Educación Virtual

Resulta difícil decir qué es, o qué pretende ser, esta Guía. Más sencillo será escribir qué no es, qué no pretende ser, y explicitar algunas intenciones que el docente que aspira a ser contenidista juzgará como logradas o no.

En la educación superior no todos los profesores tienen formmción docente. Muchos son profesionales, expertos en la disciplina de sus materias. Con los años, van adquiriendo estrategias para manejarse en la clase presencial, basadas en la oralidad. A la hora de producir materiales didácticos escritos, o en soportes electrónicos de diverso tipo, para la enseñanza en entornos virtuales, esa experiencia de la presencialidad resulta insuficiente. Los materiales que median el proceso de enseñanza requieren sólidas estrategias didácticas. En el diseño de esta Guía, el primer dilema fue: ¿cuánta pedagogía podemos incluir en el texto? Difícil de responder, ya que evidentemente no se puede hacer una manual que incluya toda la pedagogía, o toda la pedagogía que necesita conocer un profesor. Intenté una solución intermedia: fundamentar desde las teorías educativas las recomendaciones sobre diversos aspectos de la tarea de producir materiales educativos.

El segundo dilema se refiere a la cantidad de temas implicados en la producción de contenidos. Y en qué profundidad y/o amplitud abordarlos. También difícil, ya que los temas sin muchos, y la mayor parte de ellos requeriría un manual especializado. Así, el camino intermedio elegido: menciona la mayor parte de los temas y ofrecer recomendaciones (empíricas unas, fundamentadas en la teoría otras) nos pone en la peligrosa cornisa del reduccionismo y esquematismo.

Por problemas de economía de lenguaje, y también debido a mi estilo personal, muchas cuestiones están planteadas en formato taxativo, excesivamente afirmativo. Apelo al pensamiento crítico de los docentes que se utilicen la Guía para que pongan en tela de juicio cada una de esas afirmaciones, y armen sus propias conclusiones acerca de cómo trabajar y qué tener en cuenta.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*