Guionización de series de animación

El proceso de escribir una historia de animación no es muy diferente al proceso de creación de cualquier otra historia, ya sea interpretada por actores de carne y hueso, personajes en 2D o 3D; vaya a ser transmitida por la televisión o el cine, o ser editada en un libro. El punto de arranque, el momento en el que el creador piensa qué quiere narrar, a quién le pasará la historia y qué cosas sucederán no es diferente, sea cual sea la transformación que después se llevará a cabo. Lo que cambia es el desarrollo de la historia. El medio de comunicación por el que se escribe, en cambio, sí que condiciona enormemente el modo como el guionista, en nuestro caso, desarrolla el guión.

Cada producción audiovisual utiliza unos medios, tiene unos recursos determinados para su realización, tanto técnicos, como económicos. Éstos marcan el modo de convertir aquella idea inicial en un producto acabado. En este sentido, es muy diferente si hablamos de rodar un guión con personas e imágenes reales, que si elaboramos una producción de animación. El guionista primeramente debe dominar el medio para el que trabaja, conocer sus ventajas y limitaciones. De acuerdo con el medio deberá adaptar su historia.

Es pues el momento de pasar a la acción y descubrir aquellos elementos que nos ayudarán a escribir una historia coherente, bien estructura y que se pueda convertir en una buena producción audiovisual.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*