Guía del emprendedor

En una reunión, con amigos o en el trabajo se puede escuchar que alguien diga algo como: “Carlos,tengo una idea genial, te parece si…”
Esta idea puede constituir la base de un gran negocio, que puede o no llevarse a cabo, pero que merece que la tengamos en cuenta. Cuando compartimos una idea así, al instante recibimos opiniones de toda clase, algunas optimistas que pueden consistir en: ¡Seguro que sacas tantos pesos de ganancia! ¡Me parece bárbaro, sabes que un conocido mío intentó algo parecido y ahora nadie lo para! ¡Esta es la nuestra, nos vamos para arriba! o también podemos recibir comentarios tales como: ¿Te parece que eso acá funcionaría?, ¿De dónde conseguirías contactos para que te den un crédito y poder armar lo que tienes pensado?, La verdad es que con los tiempos que corren yo no me arriesgaría…

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*