De la tierra a la mesa

Para que el boom gastronómico peruano consolide su impacto social, debe saldar una deuda pendiente con un personaje por mucho tiempo olvidado, pero indispensable: el pequeño agricultor, el verdadero guardián de la biodiversidad y principal abastecedor de nuestra despensa orgánica. Los cambios ya se hacen notar, pero aún hay mucho camino por recorrer.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*